mayo 27, 2020

Noticias México.NET

Hechos de interés público

LA OBSESIÓN POR EL PETRÓLEO (I)

El 22 de abril en su púlpito de las mañanas, un reportero le preguntó cómo iba la agenda de desarrollo sostenible 20-30,

“…la nacionalización del petróleo por el general Lázaro Cárdenas en 1938, ha llevado al presidente a una especie de sacralización del petróleo mexicano, pues bajo esta lógica, la soberanía de México depende de que PEMEX ‘sea de los mexicanos’.”

La biografía política del presidente de México está íntimamente ligada al petróleo. Desde las tomas de pozos en su natal Tabasco en 1996, pasando por la recaudación de firmas para que “no se privatizara el petróleo” en 2013-2014, López Obrador se ha obsecado con PEMEX y el petróleo, al punto que compromete las finanzas públicas del país para rescatar a una petrolera que francamente está en bancarrota.

Además, la nacionalización del petróleo por el general Lázaro Cárdenas en 1938, ha llevado al presidente a una especie de sacralización del petróleo mexicano, pues bajo esta lógica, la soberanía de México depende de que PEMEX “sea de los mexicanos”. 

El 22 de abril en su púlpito de las mañanas, un reportero le preguntó cómo iba la agenda de desarrollo sostenible 20-30, a cargo de la Oficina de la Presidencia, y como es habitual, dijo que todo iba bien, habló de que no se permite maíz transgénico, que no se permite el fracking en su gobierno, que se han cancelado proyectos mineros, que se canceló la cervecera de Constellation Brands que se iba a construir en Mexicali.

Acto seguido en una cosa completamente delirante, mencionó: “Hace poco fui a Baja California, a La Rumorosa, y se molestaron porque dije que era un error, por decir lo menos, el que se haya permitido en La Rumorosa -es una de las zonas más bellas del mundo- un parque natural, que instalaran ventiladores para generar energía eólica. Imagínense, en La Rumorosa, que es para admirar eso, que es producto de la naturaleza, meten los ventiladores. ¿Qué?, ¿no los pudieron poner en otro lado?, pero qué falta de sensibilidad”.

Claro, desde luego la refinería de Dos Bocas es un monumento a la sostenibilidad. Como también la explotación del petróleo es un paso para el desarrollo sostenible. ¿Energía eólica? ¡Eso afea las bellezas naturales! Que la energía eólica no produce desechos tóxicos como la refinación, ni gases tóxicos, no contamina el mar, pero no importa, es de mal gusto.

Ricardo Jonathan López Morales

Egresado de la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública  UNAM

jonathan105.7@gmail.com

LOPEZ GATEL VS RESTO DEL MUNDO

A %d blogueros les gusta esto: